lunes, 23 de febrero de 2015

TRABAJO EN EQUIPO

2.1. CONCEPTO DE DINÁMICA DE GRUPO
Lewin fue el primero en utilizar la expresión de dinámica de grupo para designar todo el conjunto de fenómenos que tienen lugar en la vida de un grupo. Enfatizaba el carácter dinámico de un grupo al pasar éste por diferentes fases en su constitución y desarrollo. Consideraba importante tener en cuenta las interrelaciones que existen entre las personas que componen un grupo, ya que, el cambio en una de ellas provoca una transformación en todo el conjunto.
Considerada dese esta perspectiva, la dinámica de grupos aparece como un proceso natural, consustancial a la existencia de cualquier grupo.
Más tarde, Battegay, añadió al concepto otros dos significados: el primero es como una ciencia aplicada que engloba un conjunto de técnicas y métodos de trabajo práctico en grupos, y otro presentándola como una nueva ideología que pretende ayudar a resolver problemas y conflictos interpersonales.
3. ESTRUCTURACIÓN DEL GRUPO: TIPOS, RELACIONES INTERPERSONALES Y DINÁMICA INTERNA
Normalmente los grupos ayudan a la persona a satisfacer sus necesidades esenciales, tales como: desempeñar su rol social, necesidad de afecto, necesidad de sentirse unidos a otras personas y también como medio para descubrirse a uno mismo como persona (sus habilidades de comunicación, tolerancia, respeto, etc).
Debido a esta gran variedad de necesidades se establecen diversos tipos de grupos con distintas estructuras y distintas relaciones interpersonales entre sus miembros, entre los mismos destacamos las diferencias entre:
Grupos primarios ó grupos de pertenencia: en los que sus miembros se hayan ligados por lazos emocionales y sus interacciones son cara a cara, (la familia, por ejemplo).
Grupos secundarios ó grupos de referencia: mantienen relaciones más impersonales y formales. Éste grupo es el medio para lograr otros fines, (los compañeros de trabajo, por ejemplo).
Según el nivel de formalidad podemos distinguir entre:
Grupos formales: que se regulan a través de normas para conseguir ciertos objetivos (una asociación de vecinos, por ejemplo).
Grupos informales: responden a un proceso espontáneo de interacción mutua (un grupo de amigos, por ejemplo).
Según su funcionalidad podemos distinguir entre:
Grupo de relación: que se forma por el hecho de relacionarse y la tarea es un pretexto para estar juntos.
Grupo de trabajo: que se forma para realizar una tarea y no por la relación de sus miembros (aunque esta será importante a la hora de abordar la tarea).
Un grupo pequeño de 7 a 10 personas, es el ideal para establecer un equipo de trabajo, ya que es probable que se produzca una cohesión y un sentimiento de grupo debido a sus interrelaciones más directas. También es más fácil que se perciba la interdependencia de sus miembros para conseguir las metas del grupo.
Todos estos grupos tienen una serie de características y unas dinámicas que los identifican y los definen, si queremos formar un grupo NO PODEMOS olvidar las siguientes características que van a influir en su formación y mantenimiento.
1. Existe un sistema de interacciones entre sus miembros: el grupo tiene que tener una relación entre sí y percibir una necesidad del otro para conseguir las metas propuestas.
2. Realmente hay unos OBJETIVOS y METAS COMUNES: estos objetivos deben de ser: CLAROS, OPERATIVOS Y QUE PERMITAN LA PARTICIPACIÓN de los miembros del grupo para su consecución.
3. El grupo tiene que tener un sistema de NORMAS Y REGLAS: que permitan regular y delimitar las conductas y actitudes de sus miembros, su papel es un soporte esencial para mantener un ambiente estable y que no se produzcan confusiones a la hora de desempeñar el rol del líder. (En un primer lugar es el terapeuta el que de una forma directiva, organiza las normas del grupo).
4. Conciencia grupal: sus miembros tienen que ir pasando del “yo” al “nosotros” para verificar que actuamos y nos sentimos como grupo.
5. Cohesión grupal: indica en qué medida las personas están satisfechas con la pertenencia al grupo.
Las distintas fases por las que pasa un grupo a lo largo de su evolución las podemos diferenciar de la siguiente forma:
1. Etapa de exploración: la estructura del grupo es provisional y es cuando aparecen las primeras normas. Es el inicio del grupo y el terapeuta debe favorecer el conocimiento de los integrantes a través de dinámicas de presentación y de conocimiento.
2. Conflicto entre la consolidación de las normas y su revisión. El grupo acepta las normas, pero estas requieren un ajuste a las características de las personas que lo forman, no obstante hay una “luna de miel” entre los integrantes. (Se suelen trabajar con dinámicas de autoestima, comunicación y dinámicas iniciales de habilidades sociales).
3. Aparecen nuevas normas y una nueva estructura. La estructura es más igualitaria y el liderazgo se reparte, el animador ayuda a aclarar cuestiones, sentimientos y problemas de comunicación. Es la etapa de desarrollo grupal en la que éste tiene que empezar a enfrentarse a su tarea. (Se suele trabajar con dinámicas de habilidades sociales más difíciles).
4. Etapa de madurez, el grupo afronta la resolución de problemas y está preparado para finalizar. (Se trabaja con dinámicas de resolución de conflictos y si el grupo va a finalizar se trabaja la despedida, nunca se debería de dejar de tratar este tema, por la relevancia emocional del mismo).
4. DISTRIBUCIÓN DE FUNCIONES EN EL GRUPO: ROLES
El rol es una conducta que se prescribe desde fuera, es lo que socialmente se espera que hagamos. En un grupo, estos roles se manifestarán según el funcionamiento y las tareas que se asuman en el grupo y pueden ser positivos o negativos para el funcionamiento del mismo.
Entre los roles positivos destacamos:
El líder emergente o natural: es la persona fuerte del grupo y el resto de sus miembros le reconocen su autoridad y le respetan.
El orientador: orienta al grupo hacia las ideas y temas centrales.
El moderador: calma al grupo y reduce las tensiones, orienta las ideas separándolas de los sentimientos.
El secretario: es la memoria del grupo, recoge la información generada por el grupo.
El experto: proporciona información valiosa al grupo, aunque a veces puede quedar como un “sabelotodo”.
El clarificador: pide explicaciones, precisa los términos y ayuda a la clarificación del grupo.
El alentador: estimula y reconoce las intervenciones de todo el mundo.
El acelerador: imprime ritmo a las reuniones, aunque su prisa a veces, no contribuya a la eficacia del grupo.
El líder institucional: es la persona investida de autoridad, y ejerce la función de terapeuta, animador, o educador, dentro del grupo.
Entre los roles negativos destacamos:
El crítico: censura sistemáticamente todo lo que se hace y se dice, pero cuando se le pregunta nunca da su opinión.
El paralizador: bloquea al grupo, cuestiona los métodos y trata de que todo se replantee constantemente.
El pesimista: piensa que los esfuerzos del grupo son inútiles y que nunca van a conseguir sus objetivos.
El jovial: se dedica a hacer cómico todo lo que se habla en el grupo.
El oponente sistemático: parte del supuesto de que sólo sus ideas son válidas.
El dominador agresivo: intenta imponer sus ideas doblegando a los demás.
Aunque todos estos roles son importantes, sin duda alguna requiere una especial atención la figura del líder del grupo, ya que este determina en gran parte la distribución de roles en el grupo y propicia de una forma directa el que el grupo pueda conseguir sus objetivos y por lo tanto, satisfacer sus necesidades. El líder puede adoptar diversos roles que a continuación vamos a explicitar en el siguiente apartado.
5. ROLES DEL LÍDER
El liderazgo constituye uno de los roles más importantes asociados a la posición del miembro dentro de la estructura grupal. Según Castillo (2007), el líder orienta y conduce al grupo hacia unos objetivos determinados manteniendo al grupo cohesionado.
En una reunión el líder tiene que tener un papel de dinamizador. Según S. Froufé, el animador tiene las siguientes funciones:
Producción: relacionado con el contenido de las reuniones el animador relacionará los temas a tratar y recordará los objetivos del grupo, a su vez señalará el progreso del grupo desde su inicio hasta su actualidad.
Facilitación: el animador debe propiciar un clima de comunicación entre los integrantes del grupo, tiene que resaltar que todas las aportaciones de TODAS las personas son importantes para el grupo.
Regulación: es una de las funciones más difíciles el animador tiene que interpretar los sentimientos y emociones que salen del grupo (principalmente de los conflictos) para asegurarse la unidad funcional (es decir, conseguir la meta del grupo)
Actuaciones para dinamizar la reunión:
 estimular la participación: creando un buen clima grupal, asegurándose que todas las personas intervienen y forman parte del grupo, sin AGOBIAR a aquellas personas más tímidas o silenciosas
 intervenir cuando el grupo se bloquea: es necesario que primero se analice el motivo del bloqueo o la falta de entendimiento si se trata de un conflicto interpersonal
 llevar al grupo hacia los objetivos propuestos: se trata de centrar las intervenciones de los miembros del grupo en la dirección al tema a tratar, es decir la toma de conciencia del momento en el que se encuentran respecto a los objetivos marcados por el grupo.
Según Bales, los roles cuando hablamos del líder se centran en dos perspectivas:
Rol socioemocional: es el líder que se centra en el bienestar personal y social de todos los miembros de su grupo, busca la cohesión y facilita la comunicación grupal y el rol de tarea: es el líder centrado en la meta-objetivo del grupo, busca que el trabajo sea lo más efectivo posible. La conjunción de los dos roles en la misma persona denotaría un liderazgo maduro y una gran satisfacción grupal (ya que este tipo de líder se preocupa tanto de la satisfacción del grupo como de la satisfacción personal de cada uno de sus miembros lo que provoca una mayor cohesión social hacia el grupo).
5.1. TIPOS DE LIDERAZGO
Dependiendo de la forma de actuar del líder podemos diferenciar entre tres tipos de liderazgo: el autoritario, el democrático y el laissez faire.
El líder autoritario: determina por completo el modo de proceder del grupo, impone técnicas y actividades, e incluso las interrelaciones entre los miembros del grupo a la hora de desarrollar un trabajo. Normalmente es un tipo de liderazgo con un claro matiz empresarial, en el que el trabajo es esencial a la hora de determinar las relaciones entre los miembros del grupo.
El líder democrático: permite que el grupo determine los planteamientos generales, esboza las conductas que conducen al objetivo grupal y sugiere procedimientos alternativos. Este líder permite que los miembros del grupo tengan una relación más fluida y atiende a las necesidades de los mismos, por lo que normalmente es considerado el mejor tipo de líder.
El líder laissez-faire: no participa en las actividades grupales, da al grupo completa libertad para tomar sus propias decisiones, proporciona material e información cuando se le solicita y rara vez comenta las actividades de los miembros. Este tipo de líder suele provocar conflictos dentro del grupo debido a su baja intervención en el mismo.
5.2 EL DINAMIZADOR DE GRUPOS
El dinamizador tiene que poseer una serie de atributos que le faciliten su labor y eficacia, como por ejemplo:
1. Tiene que poseer un estado de equilibrio y madurez psíquica, ( si se está mal emocionalmente, va a ser muy difícil que pueda atender a las necesidades de los demás).
2. Tiene que tener confianza en las capacidades de los miembros del grupo, las expectativas son FUNDAMENTALES para fomentar la confianza en cada uno de los miembros del grupo, si estas son positivas, normalmente transmite seguridad y las actividades del grupo suelen concluir de una forma adecuada.
3. Flexibilidad mental y emotiva, (el líder va a tratar con múltiples personas y con múltiples ideologías, por lo tanto, debe de ser empático y ser capaz de ponerse en el punto de vista de TODAS las personas del grupo. A veces se le exigirá por parte del grupo que tome “partido” en los posibles conflictos que surjan entre sus miembros).
4. Apertura, tolerancia y disponibilidad hacia los otros, (el animador tiene que ser accesible al grupo, tiene que ser una persona que está dispuesta a atender a las demandas de los demás y hacerles sentir que se sienten escuchados por una persona a la que ellos admiran y respetan por su labor en el grupo).
5. Competencia interpersonal que implica la capacidad de establecer relaciones funcionales con los otros, (tiene que practicar de forma habitual y natural múltiples habilidades sociales), para que una persona consiga sus objetivos y pueda coordinar un grupo debe poseer cierta capacidad de persuasión y de habilidad social para optimizar el resultado de las relaciones con los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario